Mi recién encontrado amor por cocinar…

Y tengo que comenzar explicando lo de “recién”…muchos pensarían que no es nada reciente la cocinadera que me cargo. Lo que pasa es que encontré a alguien que le encanta que le cocinen: mi esposo. Está tan acostumbrado que el sabe que su lugar en la cocina se resume a estar a 4 metros de distancia de la estufa. Mejor así, mi cocina es para que yo cocine…le cocine a el…y a todos los que me vengan a visitar, si. Anyway…

El punto es que conocí a Iván e hice que se enamorara de mi con un pan de guineo. Aquí mismo voy a aprovechar a hacerle mención y rendirle ETERNO agradecimiento a la dadora de la bendita receta, mi abuela Maritza. “¿Con nueces o sin nueces?” era la pregunta del millón, gracias al cielo Iván no era alérgico a las nueces porque si no esta historia no estuviera escrita. En fin, ahí comenzó mi amor por cocinar…hace 6 años, por eso lo de “recién”. Que una persona se sintiera tan agradecido por algo que hice con mis manos, no tenía precio. Esa satisfacción de haber servido, de hacer algo que otra persona disfrutara tanto, pues..midiendo proporciones, es arte. Y bueno, las artes culinarias son una realidad. Aunque hayan personas que digan lo contrario. Cocinar -bien- es un arte. El arte de mezclar sabores, texturas, el arte de la presentación artística -recordemos que la comida entra por los ojos- y el arte de preparar los alimentos. No todo es echarle esto y echarle aquello, el que cocina también le debe gustar picar, rebanar, moler, pelar, filetear, revolver…y probar. Este último, mi verbo favorito en la cocina.

Cuando estoy en la cocina me siento tan cómoda que no puedo explicarlo, soy yo sin máscaras y completamente entregada a la comida. No me doy cuenta y entro en “flow”. Yo estoy segura que influye esa energía que le metemos a las cosas. Eso queda impreso en el resultado. Por eso la comida hecha con amor sabe tan bien…

Necesito aclarar que yo no soy una persona tan sabida en el tema. No sé hacer ni la mitad de las técnicas culinarias que existen, ni conozco la mitad de las variedades de comidas que existen. Y no necesito saberlo…estoy feliz cocinando mi comida casera para los que quiero. Mi especialidad es la pasta. Mi favorita es la pomodoro, puro tomate y albahaca. Tantas formas de hacerla…pero después de varios ensayos y errores he encontrado hacerla a mi manera, como todo….

Aquí les va:

Pasta al Pomodor0 – Rinde para (2 personas)

Ingredientes: 5 tomates perita medianos y maduros, media cebolla  chica cortada finamente, 7 hojas grandes de albahaca, 1 diente de ajo grande picadito, pimienta roja en hojuelas (al gusto), sal y pimienta (al gusto), 1 cda de orégano seco, medio paquete de pasta larga (al gusto), queso parmesano.

Se cortan los tomates en trozos y se pasan por el triturador de alimentos hasta que estén completamente triturados. En una sartén se saltea la cebolla hasta que se ablande, se agrega el ajo y se saltea por 30 segundos. Luego, se agregan los tomates triturados, el orégano, la albahaca, la sal y la pimienta y la pimienta roja en hojuelas. Se cocina a fuego medio hasta que la salsa haya espesado, aproximadamente 15-20 minutos. En una olla con agua hirviendo, se le agrega sal y luego la pasta, se cocina según las instrucciones del paquete. Cuando la pasta está “al dente” se pasa con un cucharón de pasta al sartén con la salsa. Se revuelve con una pinza y se deja cocinar 2 minutos más y luego se sirve en el plato con queso parmesano y albahaca por encima.

Voy a necesitar a un editor de recetas porque me ha costado mucho transcribirles esta de una manera clara…espero que les sirva si alguien se anima a hacerla algún día. La próxima vez que la haga le tomaré fotos para que vean el proceso.

Esto de pensar en comida tan tarde en la noche no es saludable. Me despido aquí y derechito a la cama. Aunque me gustaría entrar a mi nevera y comerme esos Hershey’s…pero mejor no.

Anuncios

Un comentario en “Mi recién encontrado amor por cocinar…

  1. Papi dijo:

    Hija de mi vida; se me han saltado las lágrimas al leer tu blog. No puedo explicar lo que siento con esto. No sólo porque escribes bien, sino por los sentimientos tan grandes que trasmites: tu felicidad, tu amor, tu gusto por la cocina, tu personalidad, y lo más importante de todo, tu respeto hacia los demás y los enfoques con que diriges ahora tu vida.
    Hay otra parte buena en esto, pero que es gusto propio: saber que crié o ayudé a criar a una mujer de bien como tú, vale todas las lágrimas, los sufrimientos y los desvelos de mis últmos años. Quiere decir que no lo hice mal. Quiere decir que hay buena probabilidad para tus hermanas a quienes me he casi que consagrado como mi principal misión en la vida. TODO lo demás viene después para mí y lo sabes.
    Y aunque te parezca raro, este blog tuyo ha sido la clave que me ha abierto la puerta a esas preguntas que siempre me he hecho sobre la labor y la huella que cada día dejo en la vida de ustedes 3. Soy muy afortunado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s