Un 2012 lleno de enseñanzas y un 2013 para practicarlas…

Dicen que uno no debe tener expectativas de las cosas y ya me ha pasado que cuando tengo expectativas muy altas me decepciono. Pero no aprendo, sigo imaginándome las cosas como quiero que sean, siempre extraordinarias.

Y así me imagino este año. Este año va a ser extraordinario, lo presiento.

Estoy segura que no todo va a ser bueno, pero va a ser como tiene que ser. Las dificultades nos enseñan a aprender y a superarnos. Algo que me enseñó el 2012 es que la vida no es fácil para nadie, pero si la vivimos estratégicamente puede resultar colorida y emocionante.

Y escritas estas palabras, quiero contarles algunas de las cosas que este año pasado me enseñó. Sólo una aclaración para que no hayan caras: en mi librito de la vida, las reglas tienen excepciones y disclaimers.

1. Aprendí a dejarme llevar – me leí la mitad de una novela que se llama Shantaram y el personaje hablaba mucho sobre “surrender” o dejarse llevar. Cuando algo me incomoda o no me siento en control tengo que dejarme llevar por la situación. No pelear ni discutir con ella. Es una pérdida de energía. Cuando logré desprenderme de la obsesión por controlarlo todo, viví.

2. Aprendí a relajarme – y me da risa pensar en esto porque me recuerda a mi hermana que siempre dice: “chilllin’ Mari”. Pero claro, cuando uno crece y tiene que enfrentarse a la vida real “chilear” no es tan fácil. Después de “Las Crónicas de la Migraña y de la Caída del Cabello por Estrés” me di cuenta que algo andaba realmente mal. Después de muchos experimentos y ensayos y errores encontré la forma de encontrar mi centro. Pero sinceramente, ¡me tomó demasiado tiempo! (¡y dinero!).

3. Que la vida se me puede acabar mañana (toc, toc – toco madera) – ¿qué dejo?, ¿hice lo que quería hacer?, ¿logré mis metas?, o mejor aún: ¿empecé mis metas?, ¿ayudé a cambiar el mundo?. La lista sigue…El punto es que somos de paja, un incendio nos puede llevar en un dos por tres. Dicen que cuando estás más consciente de la muerte estás más preparado para ella. Andaré por la vida contenta y tratando de que nada me afecte; y si no lo estoy, ¡hálenme las orejas!”.

4. Debo rodearme de gente que me aporte – la gente que me resta más de lo que me suma no es buena compañía. Aquí si que no hay excepción.

5. La vida no es blanco y negro – hay una gama de grises y colores muy amplia en el medio. Antes de juzgar, hay que escuchar. La vida no es cuadrada, aunque mi cabeza lo sea. Cuando miro una misma situación desde varias perspectivas, la situación cambia radicalmente y es entonces donde gano terreno para actuar. ¡Ojalá fuese tan fácil hacerlo como escribirlo!

Ahora que leo todo esto, ¡el 2012 fue lo máximo! Veo todo lo que me enseñó y quiero que el 2013 me de fuerzas, muchas fuerzas para poner en práctica todo.

Un muy feliz año a todos los que lean mi blog. Este año nos va a traer lo que nos merecemos. Así es la vida.

Anuncios

2 comentarios en “Un 2012 lleno de enseñanzas y un 2013 para practicarlas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s